El nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, que entró en vigor en 2008, obliga a realizar revisiones obligatorias a todos los aparatos de calefacción, tanto en lo relativo a seguridad, como a rendimiento energético o a los indices de contaminación ambiental.